sábado, 19 de diciembre de 2009

Éxtasis de Santa Teresa


Autor: Gian Lorenzo Bernini (1598 - 1680)
Título: Éxtasis de Santa Teresa
Cronología: (1647 - 1652)
Estilo: Barroco italiano.
Dimensiones: 3,5 metros de altura.
Materiales: Mármol.
Localización: Capilla Cornaro, iglesia de Santa Maria della Vittoria.


Esta obra de Bernini se encuentra en la Capilla Cornaro, en la iglesia de Santa Maria della Vittoria, iglesia de los carmelitas descalzos. Esta capilla es la más cercana al altar, que se encuentra anexa en el lado izquierdo del transepto.
El comitente de la obra fue el cardenal Federico Cornaro. La obra se encuentra en el altar mayor, la capilla funeraria.
La familia Cornaro es dueña de esta capilla y encarga a Bernini la remodelación de dicha capilla privada. Es habitual que estas capillas contasen con propietarios, y en ellas se disponían enterramientos, altares privados...
Bernini intervino en esta capilla articulando un nuevo espacio ilusorio tridimensional muy llamativo.
Éste compuso una llamativa estructura-retablo de columnas oblicuas sosteniendo un frontón triangular quebrado con una curva saliente convexa.
En el centro, forzando una visión frontal dispone el conjunto de "El éxtasis de Santa Teresa", acompañado de ráfagas doradas. La estructura (estamos hablando del retablo de columnas y del frontón), convexa, esconde un hueco, una cavidad elíptica, que es la que acoge la escultura.
Tras el frontón curvo del retablo, Bernini dispone un óculo o tragaluz, foco de luz cenital oculta al espectador que ilumina las ráfagas doradas y el grupo de estatuas, y disuelve sombras y contornos, añadiendo claroscuros. Este se trata de un artificio eminentemente barroco.


El éxtasis de Santa Teresa

Este grupo escultórico (Santa Teresa y el ángel) componen una estructura de dos diagonales con profundidad.
La santa se apoya sobre una nube rugosa, aparece descalza (orden de los carmelitas descalzos). Los pliegues de su vestimenta se pliegan de un modo muy expresivo e irracional que no se corresponden con las formas de su cuerpo. Bernini compone con las ropas un envoltorio artificial, vibrante.
El ángel posee ropajes con pliegues mucho más menudos que contrastan con la crudeza de las ropas de la santa. Sonriente, porta la flecha que va a clavar en el corazón de Santa Teresa.

Esta obra se acerca a la representación teatral, donde será importante la forma y el color.
Se debe destacar la fisionomía del rostro y la expresividad, el dardo del ángel.
Hace referencia ala historia de la obra.
El ángel presenta formas clásicas e intenta clavar el dardo de oro en la santa completamente arrobada de éxtasis, manifestando aquí Bernini un gran conocimiento de los afecti, al mostrarnos una expresión entre el dolor y el placer de ésta.
Busca recrear sensaciones pictóricas trabajando diferentes texturas: angulosa y variada en la toga de la monja, mórbida del cuerpo del ángel, esponjosa de las nubes...
Los pliegues van a ser usados aquí del mismo modo que en "San Longino", para destacar determinadas partes, ocultando y encorsetando la anatomía.


La capilla Cornaro

En en techo de la capilla, en el intradós del arco aparece una decoración de ángeles en vuelo, de escayola y pintado un inexpresivo rompimiento de gloria con el Espíritu Santo dominando.
A ambos lados de la capilla se incluyen dos conjuntos escultóricos que recrean sendos balcones envolventes. En dichos balcones escultóricos se representan los miembros de la familia Cornaro, que observan, presencian el éxtasis de la santa: unos contemplan la escena, otros se vuelve y dialogan sorprendidos, se arrodillan y rezan, discuten el suceso...


Debemos destacar que se trata de una de las más brillantes y magistrales obras escultóricas de la historia, y como no, destacar la gran labor del escultor Gian Lorenzo Bernini y sus espectaculares esculturas, todas ellas dotadas de vida propia.

No hay comentarios: