martes, 4 de marzo de 2008

Basílica de Santa María la Real de Covadonga

Autor: Roberto Frasinelli, terminada por Federico Aparici.
Cronología: 30 de julio de 1877 - 1901. Declarada como basílica el 11 de septiembre de 1901.
Estilo: Neorrománico.

Dimensiones: 40 metros de altura las dos torres.
Materiales empleados: Piedra caliza rosa.

Localización: Covadonga.



En 1777 hubo un incendio que terminó con el antiguo templo que allí se erigía: la capilla del Milagro, instalada en la Santa Gruta. Se decidió levantar un nuevo templo y se pidió limosna en toda España.

Alfonso XII es el que promueve las obras de construcción del nuevo templo. El arquitecto Federico Aparici fue titulado de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.


Exterior

La basílica se haya asentada sobre una gran explanada. El edificio destaca por su forma compacta y por la piedra de caliza rosada que destaca con el verde del paisaje que la rodea.


El exterior de esta basílica destaca por la presencia de dos grandes torres de 40 metros de altura cada una flanqueando la fachada principal.

Con vanos de medio punto, se encuentra ornamentada la fachada, por donde se logra filtrar la luz por el lado derecho de la fachada.

La fachada principal se encuentra estructurada en tres niveles, donde podemos distinguir tres arcadas de medio punto, con columnas corintias distinguidas por su ornamentación en los capiteles de hojas de acanto.


Justo después de los tres arcos de medio punto de la fachada principal, antes de traspasar el umbral de la puerta, podemos observar en el tímpano de doble arquivolta, un pantócrator con Jesús en el centro rodeado por el Tetramorfo.




Planta e Interior


De planta de cruz latina, posee tres naves cortadas por un transepto. El ábside cuenta con tres ábsides escalonados y con dos girolas a ambos lados.

El interior, cubierto por bóvedas de arista, presenta una ornamentación escasa.

En el interior se puede observar como la luz se filtra a través de las ventanas de la fachada de la derecha, la cual ilumina la pila bautismal de la entrada situada en el lado izquierdo. A través de otra ventana la luz ilumina el lugar dispuesto para los fieles durante el oficio religioso.


Entorno

La Basílica de Santa María la Real de Covadonga se encuentra en un entorno histórico natural que hace de ella una belleza a los ojos para el paisaje en el que está emplazada.

Cerca de ella podemos observar la Santa Gruta y la Virgen de Covandonga dispuesta al final de la Santa Gruta al lado de la capilla.

También podemos observar la estatua de bronce de Pelayo elaborada por el escultor Eduardo Zaragoza al lado de la basílica, y la tumba de Pelayo en la Santa Gruta.

No hay comentarios: