sábado, 23 de febrero de 2008

San Lorenzo de El Escorial

Arquitectos: Toledo, Juan Bautista de (? - 1567) y Herrera, Juan de (1530 - 1597)
Cronología: 1563 - 1584
Localización: El Escorial (Madrid)
Estilo: Renacimiento Manierista
Materiales utilizados: Granito y pizarra.


El Escorial buscó la universalidad al adoptar elementos clasicistas, tanto referidos a la Antigüedad clásico como al Renacimiento.
La cúpula es de estética renacentistas, mientras que el claustro de los Evangelistas hace referencia a los patios romanos.

Este edificio fue encargado por Felipe II como un gran complejo multifuncional, monacal y palaciego.

Juan Bautista de Toledo, que colaboró con Miguel Ángel en la basílica de San Pedro del Vaticano, fue uno de los introductores del Renacimiento arquitectónico italiano en España.
Este arquitecto estableció la planta reticular precedida por la basílica, pero falleció cuando la obra todavía estaba en los cimientos.

Juan de Herrera adaptó el proyecto original al gusto español y le confirió una estructura más unitaria y simétrica. Su estilo fue imitado hasta entrado el siglo XVII, caracterizado por la austeridad decorativa y por la geometría.


Exterior

Este edificio posee un exterior austero, sólido, hermético e impenetrable. Con cientos de ventanas cuadradas sin molduras ni cornisas, éstas se suceden interminablemente por la fachada, la cual, de granito, incorpora cuatro torres en los extremos.
Cubiertas con pizarra negra, rompen con ella las numerosas bolas y los chapiteles de las torres.


Planta

La planta, con unidad y simetría, es un rectángulo parcelado por una estructura reticular. En torno a un eje central se genera su distribución, iniciada en la fachada principal y prolongada hasta el patio de los Reyes, la iglesia y las estancias privadas de el rey Felipe II.

Flanqueando a este eje y situados al norte con accesos independientes se encuentran: el palacio público para la corte y las dependencias de seminario y del colegio universitario.
Al sur: el espléndido claustro de los Evangelistas y el monasterio.

La simetría la podemos apreciar en todo el conjunto:
el convento sique un esquema cruciforme cuyos 4 brazos enmnarcan 4 claustros llamados Patios Chicos; el centro es un distribuidor presidido por una torre chapitelada.


Interior

La iglesia es el punto neurálgico de El Escorial, bajo el altar mayor de la cual se halla el Panteón de los Reyes.

Esta iglesia está inspirada en la primera basílica de San Pedro del Vaticano, con la planta de cruz griega y una cúpula central que sobresale por encima de todo el conjunto monumental con motivo de dejar clara su vocación religiosa.

El ábside es cuadrado y está físicamente unido a las dependencias privadas de Felipe II, desde donde se podía observar el altar mayor de la basílica.

La fachada, con parámetros dóricos con seis semicolumnas gigantes que se corresponden en el nivel superior con los pedestales de las seis esculturas de los reyes de Israel, culmina en un frontón cuya base es interrumpida por un gran vano.

El Claustro de los Evangelistas es una galería de doble piso inspirada en los patios romanos, con semicolumnas clásicas, pero con gran amplitud y horizontalidad.

El trazado del jardín simboliza el Edén, cuyo centro con la fuente de los Evangelistas es una muestra excepcional del clasicismo herreriano.


Información adicional

Fue considerado, desde finales del siglo XVI, como la Octava Maravilla del Mundo, tanto por su tamaño y complejidad funcional como por su valor simbólico sobre la historicidad de Madrid y de España.

Se erigió para conmemorar la victoria de Felipe II en la batalla de San Quintín del 10 de agosto de 1557 (festividad de San Lorenzo).

La finalidad de este edificio reside en reprensentar el esplendor de la etapa española en la que España era la primera potencia económica y militar del mundo, con una religiosidad implantada tras el Concilio de Trento.

En cuanto a la forma rectangular del edificio, se puede atribuir a la leyenda de San Lorenzo, según la cual, éste (uno de los siete diáconos de Roma) fue quemado vivo en una hoguera, exactamente en una parrilla, en Roma. Su santo se celebra el 10 de agosto, día en el que según la tradición fue martirizado. La figura de San Lorenzo se encuentra en lo alto de la fachada principal del edificio, en el segundo nivel entre cuatro semiculumnas jónicas encima del escudo de El Escorial. San Lorenzo aparece portando una parrilla con su mano derecha en alto.

Dentro de las dependencias del edificio, nos podemos encontrar con numerosas obras artísticas de gran calidad, como tapices de Bélgica, un gran número de obras pictóricas de las escuelas alemana, flamenca, veneciana, italiana y española, de los siglos XV, XVI y XVII; un rica biblioteca y en el Panteón de los Reyes numerosas obras escultóricas de tipo fúnebres en las que aparecen representados los difuntos infantes. A lo largo de todo el conjunto podemo observar numerosas obras que nos llamen la atención, como por ejemplo los frescos de la Sala de las Batallas.
Todo el conjunto reúne una gran cantidad de obras artísticas de gran valor patrimonial y cultural.


No hay comentarios: