sábado, 16 de febrero de 2008

El entierro del Conde Orgaz

Autor: Doménikos Theotokópoulos, El Greco (1586 - 1588)
Cronología: 1503 - 1505
Estilo: Renacimiento Cinquecento
Técnica: Óleo
Soporte: Lienzo
Medidas: 4,87 metros x 3,6 metros
Localización actual: Iglesia de Santo Tomé, Toledo.


El Greco fue el pintor más célebre y más insigne del Renacimiento español.
El Greco fue un importante erudito que además de su actividad pictórica, destacó en obras de escultura y de arquitectura.

Este autor es conocido sobre todo por sus figuras tortuosamente elongadas y por el uso de una pigmentación a menudo fantástica o fantasmagórica. Usa un estilo dramático y expresionista con el uso de la técnica del claroscuro.


Elementos plásticos

El Greco le concedió importancia a los aspectos cromáticos.
En el nivel terrenal se aprecia una gama de colores cálidos, vistosos y contrastados. La parte superior es más fría con colores más oscuros.
Esta combinación de colores o contrastes de los mismo refuerza la visión entre ambas partes.
Para acentuar el dramatismo de la escena destacan los amarillos dorados de las vestiduras de los dos santos, el rojo de la túnica de la Virgen y las cruces de Santiago.

En la mitad inferior nos encontramos con figuras representadas de forma realista, en contraposición a las formas estilizadas del plano superior del cuadro.


Composición

El Greco dividió la obra en dos partes claras y diferenciadas: la inferior o terrenal (donde se representa el entierro), y la superior o celestial.

Mitad inferior o terrenal
En esta parte del cuadro predomina la disposición horizontal de los personajes y el ambiente umbrío. En ella aparece San Agustín y un joven San Esteban, los cuales sostienen al conde con un arnés. Detrás de ellos se dispuso un compacto friso de cabezas y medios cuerpos de personajes del Toledo de la época. Un niño (se cree que es el hijo del pintor) sobresale de la alineación para indicar con la mano izquierda el acontecimiento sobrenatural que está teniendo lugar.

Mitad superior
En el centro de la composición aparece un ángel que se dirige hacia la Virgen portando el alma del difunto. Este hecho actúa como unión entre ambas partes del cuadro.
El vértice inferior del ovoide romboidal está formado por las figuras de Cristo, la Virgen y San Juan Bautista. Todos son personajes centrales de la parte celestial.
A la derecha del santo se puede ver a San Pablo, con una túnica violeta y un paño rosáceo, junto a un numeroso grupo de personajes. En el lado opuesto, detrás de la Virgen, está San Pedro (identificado por las llaves que porta en sus manos).
En el extremo izquierdo del cielo reposan personajes bíblicos (David, Moisés y Noé) en una nube. Los tres son reconocidos por sus atributos: David toca el arpa, Moisés lleva las tablas de la ley y Noé se apoya sobre el arca.

En ambas mitades las figuras se apiñan sin dejar ningún espacio libre.


Datos de interés

La obra fue encargada por el párroco de Santo Tomé para conmemorar la resolución favorable a de un pleito contra los habitantes de la villa de Orgaz, los cuales se negaban a pagar a la iglesia la suma anual establecida en el testamento de su señor.

Gonzalo Ruiz de Toledo era Señor de Orgaz, no era conde como durante mucho tiempo se dijo. La villa de Orgaz no fue condado hasta 1522.

Esta tradición existente en Toledo narra que en 1327 , cuando fueron trasladados los restos del Señor de Orgaz desde el convento de los agustinos a la parroquia de Santo Tomé, los mismos San Agustín y San Esteban descendieron desde el cielo para colocar con sus propias manos el cuerpo en la sepultura, mientras que los asistentes, admirados, escuchaban una voz que decía “Tal galardón recibe quien a Dios y a sus santos sirve”.

No hay comentarios: